La Asociación Orff-Schulwerk Argentina comenzó sus actividades a mediados del año 2008, organizando cursos y encuentros mensuales.

  • En diciembre de 2008, Doug Goodkin dictó en Buenos Aires su Jazz Course, organizado por la Asociación, con gran entusiasmo por parte de los asistentes

  • Desde el año 2009 la Asociación organiza encuentros mensuales, con el propósito de difundir el Orff-Schulwerk entre sus socios y participantes.

  • En febrero de 2010, tuvimos el agrado de contar con el profesor James Harding (USA), quien nos brindo un curso "Jugando con los elementos de la música", de una semana de duración, en el cual pudo compartir toda su vasta experiencia en la metodologia.

  •    En febrero de 2011 pudimos contar con la invalorable presencia de nuestra socia honoraria, que nos brindó durante la segunda semana de febrero de 2011 dos cursos sobre música y movimiento, hablamos de Verena Maschat (Orff-Institut), organizado por la Asociación Orff-Schulwerk Argentina con el apoyo de la Asociación Cultural Pestalozzi. Los cursos fueron organizados para principiantes y avanzados y abarcaron una gran cantidad de contenidos relacionados con la metodología Orff y haciéndo énfasis en el movimiento

En cada encuentro se desarrolla una clase de diversas temáticas: movimiento, juegos musicales, Flauta dulce, Iniciación musical, percusión corporal e instrumentaciones Orff.

Los profesores que coordinan las actividades son: Tamara Figueroa, Inés López de la Rosa, María Belén Ruggiero, Eliana Seinturia, Delia Capurro, Dina Poch, María Cristina Castro y Nacho Propato
CURSO DE INVIERNO 2014

El lunes 21 de julio, en el marco del Curso de Invierno que anualmente organiza la Asociación Orff-Schulwerk Argentina, contamos con la presencia del Profesor  Esteban Samela, percusionista con una destacada trayectoria pedagógica, quien dictó el  taller "Géneros africanos: Música de tambores y canto".

En dicho taller, que se llevó a cabo en una jornada completa e intensiva,  se abordaron dos ritmos latinoamericanos: la cumbia colombiana y el candombe uruguayo, trabajando sus bases rítmicas con los instrumentos típicos de cada estilo.

A partir del gesto, los fonemas, la percusión corporal y el movimiento, como modalidad de trabajo, fue la vivencia y la incorporación de cada ritmo.

Se trabajaron  algunas cumbias tradicionales, en las que no tardó en aparecer la magia de lo colectivo, en la ejecución y el canto compartido. Así, se pudo palpar cada elemento que conforma este estilo y se profundizó en la percusión y la improvisación. Como cierre de esta primera parte, se realizaron trabajos de composición grupal en los que se vieron plasmados los conceptos abordados de forma, ritmo y canto, que incluyeron también la creación de los textos.

Las propuestas sobre los ritmos de candombe se realizaron con una modalidad similar, y se enfatizó sobre la complejidad del ensamble rítmico que tiene como riqueza este estilo. Se trabajaron variadas combinaciones de ritmos con percusión corporal poniendo en relieve las posibilidades tímbricas, que luego se vieron reflejadas en la ejecución instrumental.  Se conformaron pequeños ensambles en los que los cambios de roles posibilitaron la práctica de los distintos ritmos e instrumentos y el goce del momento preciso en el que el concertar comienza a fluir.

Fue un gran comienzo y quedó abierta la posibilidad para continuar profundizando el trabajo realizado por Esteban Samela, a quien le estamos sumamente agradecidos por su aporte musical, pedagógico y su valiosa calidez humana.

Carla Grosso/Tamara Figueroa

Curso de Verano 2012
Sofía López-Ibor

Por Tamara Figueroa y María Cristina Castro

La profesora Sofía López Ibor trajo este año como propuesta un recorrido por el mundo a través de canciones y juegos de niños de  diversos  países. El material  trabajado tuvo, como siempre, la calidad y pureza de lo genuino.  La profesora  transmite en forma permanente el cuidado y respeto por las fuentes consultadas. Tenemos la certeza  de que todo lo que ella ofrece en sus clases  ha sido profundamente investigado, garantía de la autenticidad y valor cultural de los mismos.
En el curso participaron treinta y tres profesores de música y movimiento que desempeñan su labor docente en los distintos niveles de la educación (inicial, primario, secundario y terciario) con amplia experiencia  en los cursos organizados por la AAOrff  en años anteriores.
El curso tuvo como propósito experimentar, explorar, vivenciar e internalizar contenidos musicales y de movimiento a través  de una selección de  juegos y canciones que puso su acento en la diversidad cultural.  En el desarrollo de las propuestas se  realizaron ostinatos onomatopéyicos, ostinatos de las  palabras de los textos de las canciones, superposición de ostinatos, juegos de dinámica y aprendizaje de la forma, percusión corporal, juegos de movimiento, instrumentaciones, danzas, improvisaciones, creaciones grupales, etc. Esto se vio enriquecido  con la proyección de distintos videos, que ayudaron a profundizar la mirada sobre el contexto socio-cultural  que atañe los juegos y canciones presentados.
La profesora abordó los distintos recursos generando un clima de trabajo diario que se caracterizó por la alegría y buen humor.  En este clima los alumnos  desarrollaron las propuestas con confianza y seguridad, sumergiéndose con entusiasmo en el juego y el aprendizaje. Los objetivos que la profesora se planteó fueron internalizados por los participantes, tanto en el hacer musical como en el planteo pedagógico  y la valoración de la riqueza  cultural de los materiales presentados, a los que pudimos tener acceso, gracias a su presencia en la Argentina. 


La llegada de la profesora Sofía Lopez-Ibor a Buenos Aires fue, para todos los docentes del curso, esperada con gran ansiedad y un profundo sentimiento de alegría. Para quienes ya la conocían y habían compartido con ella el curso de verano en el año 2006, significaba el reencontrarse con alguien que había dejado una fuerte impronta, enriqueciendo el cause de la labor docente de cada uno de ellos durante los años venideros. Esa honda calidez que ella dio a cada propuesta realizada, el afecto, la motivación y la emoción que puso en cada uno de sus alumnos en aquel curso, fue clave para el futuro trabajo de los docentes, quienes llevaron a sus aulas de manera cotidiana, la pasión, el respeto y el cuidado con que ella brindó sus conocimientos. Para quienes no la conocían, la espera era igual de emocionante, ya que aprendieron a quererla a través de la transferencia de ese afecto vivido por los otros hacia ella, que se fue tejiendo en su ausencia temporal a través de sus juegos, danzas y canciones. Un poeta argentino dijo que "no se va del todo quien ha cantado un día". Ella no se fue en aquel 2006. Estuvo aquí desde aquel primer día por la magia de este oficio de docente sensible que desarrolla con tanta particularidad, y que supo dejar surcos profundos en el modo del hacer.
Ante su primer gesto se rompió la barrera del tiempo y todo volvió a fluir como aquel primer día.  Todos los docentes presentes se llenaron de su energía y desplegaron sus sentidos para disfrutar de ese mundo lleno de mundos que ella sabe traer en su cuerpo y en su voz. En una simple y mágica ronda comenzó a vivirse la maravilla y el placer del hacer en grupo. Un simple rítmo y el caminar acompasado se convirtieron rápidamente en un abanico de posibiliades de trabajo, que creció en propuestas musicales y corporales de complejidad absolutamente resueltas, y a los pocos minutos se había desplegado el resultado de un trabajo que Sofía fue alimentando sileciosamente a través de su impecable manejo de las secuencias didácticas, cuidadosas y precisas, que los docentes desarrollaron con naturalidad y fluidez, aspecto que caracteriza su trabajo. Partiendo de elementos sencillos, con un claro manejo del cómo, del cuándo y del por qué trabajar determinado aspecto, va generando pautas que se enriquecen unas a otras hasta lograr resultados complejos que el alumnado resuelve con espontaneidad, dejando lejos la posibilidad de fracasos. Este carácter clave en su modo de trabajo en el manejo de las secuencias didácticas, instaura un clima de confianza en sí mismo a cada uno de  los participantes, abriéndole paso a su propia expresividad y enriqueciendo el trabajo del grupo, disfrutando del proceso y del resultado  logrado.
Este proceso que van transitando los alumnos se enriquece con el profundo sentido estético que Sofía despliega al momento de presentar un material. Cada una de las propuestas nace de un clima particular generado por su modo de transmitir. Comienzan a cobrar vida propia, poniendo en el aire el valor de un momento único e irrepetible, que cada uno al evocarlo en sus propias clases con sus alumnos lo revive y recrea.
Tal sentido estético, que está fundado en la elección del materiales musical que desarrolla en sus clases, refleja su sólida postura pedagógica intercultural, fundamental y clave, que enmarca la labor en una nueva mirada, en la que todo se resignifica y en la que, superando los objetivos específicos del área, se proyecta una posición ideológica frente al mundo y a nuestro rol docente como transmisores y guías en la formación de personas integrales y sensibles. Instaura, además, la posibilidad de dinamizar el trabajo hacía infinitas maneras de encararlo y enriquecerlo con otros actores de la institución escuela.
Gracias a sus sólidos conocimientos, que constantemente enriquece con investigaciones, búsquedas y la revalorización de las fuentes informantes, los docentes participantes tuvieron la posibilidad de un acercamiento a una selección de materiales  de gran valor cultural de los más variados lugares del mundo: Trinidad, Sudáfrica, India, China, Cultura de los Pigmeos, Cultura Cherookee, Hawai, Brasil, Mali, Tailandia, Bulgaria, Cambodia, Grecia, Corea, Ghana, España, etc, y que al enseñarlos no deja afuera los datos pertinentes del momentos en que ella los aprendió, con quiénes y bajo qué circunstancias, lo que da un valor agregado muy interesante al momento del apredizaje, ya que no se aprenden como recetas, piezas históricas o compartimientos estancos, sino que se los percibe móviles y vivos.
El variado material, en muchas ocasiones, tuvo el soporte de videos, en los que los participantes lograron apreciar, de manera más precisa, el contexto socio-cultural de las distintas manifestaciones musicales y el perfil estilístico de cada uno de los mismas.
Una vez más Sofía ha dejado nuestro terreno docente sembrado para hacernos crecer en nuestra labor cotidiana.


Bárbara Haselbach en la AAOrff
Pasos y huellas por los caminos del Orff-Schulwerk

    En el transcurso de estos años  la Asociación Orff-Schulwek Argentina ha contado, en sus cursos internacionales, que ya llevan diez años, con la presencia de importantísimos profesores del exterior que nos han brindado aportes realmente fundamentales y pilares para nuestro desarrollo y creciemiento en la labor docente. Pero la presencia de una de las figuras más trascendentales del mundo del Orff-Schulwerk fue un sueño cumplido en la vida de nuestra joven Asociación cuando, en el mes de febrero de este año, inauguró nuestro curso internacional la Prof. Bárbara Haselbach, una verdadera autoridad  del Orff Schulwerk.
   La Maestra Haselbach fue discípula de Gunild Keetman  y es una reconocida maestra de la pedagogía de la danza elemental en el Instituto Orff, centro que dirigió durante muchos años. Es presidente del Foro Orff Schulwerk de Salzburgo y ha sido editora durante mucho tiempo de la revista Orff Schulwerk Informationen. Recorre el mundo disertando y enseñando con una admirable pasión y un dinamismo inagotable del que hemos sido testigos y del que es imposible no impregnarse.
   Bárbara brindó dos cursos en Buenos Aires. "Hacer música con el cuerpo" estuvo destinado a participantes con menos experiencia en la propuesta del Orff Schulwerk, y se dedicó a introducir en las diversas maneras en que el cuerpo, el movimiento y la danza se vuelven  una unidad con la música. La vivencia del movimiento y la música envuelta en la magia de lo elemental tomaron el vuelo de lo sensible de su mano. Una simple imagen pudo convertirse en desaplazamientos coreográficos de gran riqueza. La observación de juguetes y sus posibilidades de movimiento se tranformaron en trabajos de improvisaciones grupales en los que pudimos palpar una amplia gama de recursos, brindándonos la posibilidad de jugar.
   El curso "Improvisación e integración de las expresiones artísticas" fue dedicado a socios con mayor experiencia. Las actividades apuntaban a profundizar nuestra sensibilidad, nuestra capacidad de observación, y sobre todo, a entender que música, imagen y movimiento tienen el gran poder de la trasposición.  Un gesto sonoro puede tener su correlato visual y corporal; una imagen se puede decir con el cuerpo y con música; un movimiento puede sonar y reflejarse en una imagen plástica. Esta unicidad se ejercitó en cada una de las actividades propuestas por nuestra admirada Bárbara. El trabajo realizado no dejó aspecto alguno sin contemplar, ya que los días compartidos tuvieron la maravilla del juego, el encuentro con nuestra propia sensibilidad, la oportunidad para la búsqueda en la improvisación y la cristalización en las creaciones, con un sólido anclaje en lo pedagógico y en el marco conceptual específico del movimiento y la danza a la altura de la talla de su experiencia y trayectoria.

   Hace algunos años no creíamos posible, como Asociación tan joven,  que una figura de tal relevancia de la pedagogía orffiana nos viniera a ofrecer sus conocimientos con tanta humildad, sencillez y entrega. Hoy podemos decir que es otro deseo cumplido.

Inés López de la Rosa

  


CURSO DE INVIERNO 2013
Música Corporal
Fernando Barba (Brasil)

Entre los días 15 y 18 de Julio de este año se desarrollaron dos talleres de Percusión Corporal de 3 horas (los días 15 y 18 de Julio) y un Curso intensivo de dos días de duración (16 y 17) dictados por el Profesor Fernando Barba (Brasil).
Fue una experiencia sumamente interesante. Quienes participamos de las actividades pudimos explorar una enorme cantidad de sonidos producidos con la voz, la cara, la boca, las palmas, el cuerpo entero convertido en un gran instrumento musical capaz de realizar todo tipo de combinaciones rítmicas, tímbricas e incluso,  melódicas.
Es importante destacar la calidez y la sencillez  con la que Fernando Barba fue desarrollando cada una de las actividades, así como el  interés y alegría demostrado por todos los participantes.
Se desarrollaron actividades exploratorias de las diferentes sonoridades que se pueden obtener a través de la percusión corporal, con espacio para la prueba y experimentación de cada una de ellas. El profesor acompañó  en este proceso a los participantes observando sus necesidades y posibilidades teniendo en cuenta que todas las personas son diferentes y, por lo tanto, para obtener ciertos sonidos, cada uno debe encontrar su forma particular de producirlo. También se desarrollaron algunas secuencias rítmicas practicadas por todo el grupo. Fue muy importante, tanto en los talleres, como en Curso, el espacio destinado a la improvisación y creación musical: ya sea de pequeñas secuencias rítmicas creadas por los participantes en juegos en ronda (ecos, refranes, etc), las "secuencias minimalistas" o "paisajes sonoros". Por último, quienes participamos del curso, tuvimos un tiempo destinado a la puesta en común de consideraciones pedagógicas de utilidad para llevar adelante esta propuesta en situaciones de enseñanza - aprendizaje.
La percusión corporal, muy presente en la metodología Orff, es muy apreciada por los docentes de música y suele ser muy motivadora en los trabajos con niños y adultos. Es una excelente estrategia para ejercitar y desarrollar y sus posibilidades de aplicación en la enseñanza musical en todos los niveles son infinitas.
Creo que hemos vivido una experiencia muy movilizante que nos alienta a seguir buscando formas de hacer música  y transmitirla en cada uno de nuestros contextos laborales.

María Fernanda García Thieme